Y un día las paredes físicas de la escuela desaparecieron.  Y todos, de repente, tenemos que saber escribir correos electrónicos, adjuntar y descargar archivos (¡y encontrarlos!), participar en videoconferencias (generarlas o unirse), filmarnos (pero no para enviar espontáneamente por WhatsApp u otra red social, sino para compartir en un entorno formal, escolar), grabar audios y recortarlos, tomar fotos y, también, editarlas,  gestionar el almacenamiento de nuestros dispositivos, entre muchas (muchísimas) otras habilidades digitales, propias de la educación mediada por tecnología.

En el escenario actual de la escolarización a distancia, se desnuda la realidad: nuestros estudiantes, en líneas generales, no cuentan con dichos conocimientos.  Por alguna extraña razón, que desde la ADICRA no llegamos a comprender, las personas que toman decisiones en educación han pensado que ser usuarios idóneos y responsables de computadoras es intuitivo.  Está siendo evidente, a partir del aislamiento obligatorio, que no lo es. Aquellas escuelas donde la Informática cuenta con un espacio dentro del curriculum, pudieron sortear los obstáculos que se han ido presentando, de una manera menos traumática, porque hay docentes de informática que pudieron acompañar la virtualización, y estudiantes que no se encontraron tan sorprendidos ante la nueva metodología.  ¿A qué porcentaje nos referimos en Argentina? No contamos con la cifra exacta, pero estamos en condiciones de afirmar que son pocas, según testimonios de colegas de todo el país, con quienes interactuamos a través de la ADICRA.

El mito de los “nativos digitales”, ahora sí, queda definitivamente derrumbado.  Por supuesto que los niños, niñas y jóvenes manejan redes sociales, descargan música, usan videojuegos y chatean con facilidad, pero esto no es ser competente digitalmente.  La competencia digital tiene muchas dimensiones, tal como venimos sosteniendo desde la ADICRA desde hace años: el manejo de aplicaciones específicas, el estudio de la teoría de las ciencias de la computación, las herramientas indispensables (instrumentales, seguras y éticas) para la vida en el mundo digital y la programación con su lógica.  Es buen momento para volver a recordar, respecto a la tan de moda programación, que es un contenido informático que “no cualquier docente, de cualquier área” puede enseñar y “no cualquier persona en formación” puede aprender por sí sola, aunque se insista en lo contrario.  Quiero hacer mucho énfasis en aprender por medios propios porque, para que el aprendizaje suceda, se tienen que dar un montón de factores.  Hoy estamos en condiciones de hacer un listado de otros conocimientos y habilidades que son «clave» para la formación, y para andamiar el proceso de enseñanza-aprendizaje.  Por cuestiones emocionales y éticas, no voy a referirme en ningún punto de este artículo a las dificultades de la enseñanza, porque docentes de todas las áreas y todos los niveles nos estamos poniendo la escuela al hombro, y haciendo que suceda, a pesar de todo.

Quizá cuando la emergencia pase y las aguas se calmen, surja el debate acerca de la necesidad de aprender de la experiencia, también en este plano, para que no sigan egresando generaciones sin conocimientos de Informática.  Excepto en aquellas escuelas donde, justamente por no tener acceso, se haya agravado la desigualdad, al finalizar esta etapa de enseñar y aprender desde casa, habrá estudiantes y docentes con más dominio de ciertas cuestiones digitales.  Sin embargo, aún será insuficiente la formación de ciudadanos educados para el presente siglo, si no se cuenta con un espacio curricular para #LaInformáticaComoMateria en todas las escuelas argentinas.

Silvina Tantone (Profesora en Informática, en actividad

Compartir en:

4 thoughts on “La Informática subestimada (hasta que llegó la pandemia)

  1. Soy camila.ledesma
    Estoy de acuerdo con la autora ya q no todxs tiene acceso al internet,a la mayoria se la hace dificil manejarse por este medio lamentablemente.
    Y El uso de la tics es importante y nos viene de gran ayuda.

  2. Concuerdo con el texto en que este aislamiento preventivo reveló que el estudiar en casa no solo requiere de paciencia, constancia y predisposición por parte del alumno, del docente y de los padres, sino también necesita y hace uso de herramientas informáticas y de conexión que no todos lo tienen o lo saben utilizar. y es en esto donde se debe hacer hincapié, en otras palabras que otros usos se le pueden dar al paquete office por ejemplo desde usar o elaborar un power point, redactar un texto de word o mismo usar correctamente una aplicación de videoconferencia, presentar a los alumnos, docentes o padres que no solo las conexiones sea por computadora o celulares te acerca a las redes sociales sino también podes aprender, y enseñar aunque también, como dice el texto, se debe tener para ello conocimientos previos, que muchos no tienen.

  3. estoy deacuerdo con esta Docente ya que en este momento tan critico que estamos pasando es de gran ayuda podee aprender el manejo de las tics. ya que somos muchos/as los que no sabemos aplicar estas herramientas. para darle un uso mas adecuado ya que ahora lo estamos padeciendo la carencia de su uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *