El 16 de junio de 1911 el destacado financista Charles F. Flint concretó la fusión de la compañía de máquinas tabuladoras Hollerith con otras dos: la Computing Scale Company of America y la International Time Recording Company. La empresa creada se llamó Computing- Tabulating- Recording Company (CTR) y fue la base fundacional de la actual IBM.

 

CTR fabricó y vendió desde básculas comerciales y registradores de tiempo industriales hasta procesadores de carne y queso, junto con tabuladores y tarjetas perforadas. Con sede en la ciudad de Nueva York, la compañía contaba con 1.300 empleados y oficinas y plantas en los estados de Nueva York, Ohio, y en las ciudades de Detroit, Washington y Toronto.

En 1914 Flint sumó a Thomas J. Watson, Sr. como gerente general para gestionar los crecientes y diversificados negocios de CTR la compañía. Watson, basándose en su experiencia en ventas en NCR, implementó una serie de tácticas comerciales efectivas: generosos incentivos a las ventas, un enfoque en el servicio al cliente, una insistencia en vendedores bien vestidos, vestidos de negro y un fervor evangélico por inculcar el orgullo y la lealtad de la compañía en cada obrero. Watson impulsó el espíritu de la compañía con equipos deportivos de empleados, salidas familiares y una banda de la compañía. Predicó una perspectiva positiva, y su eslogan favorito, “THINK” (“Piense”), se convirtió en un mantra para los todos los empleados. A los 11 meses de su ingreso a CTR, Watson se convirtió en su presidente. La compañía se centró en proporcionar soluciones de tabulación a gran escala y personalizadas para empresas, dejando el mercado para productos de pequeñas oficinas a terceros. Durante los primeros cuatro años de Watson, los ingresos aumentaron más del doble.A $ 9 millones. El uso de las máquinas mecánicas de contabilidad comenzó entonces a extenderse y expandió las operaciones de la compañía a Europa, Sudamérica, Asia y Australia. Los clientes incluyen ferrocarriles, compañías químicas, servicios públicos y compañías de seguros de vida.

En 1924 la Computing- Tabulating- Recording Co. pasa a llamarse International Business Machines Corporation (IBM), aunque la compañía ya operaba bajo el nombre de IBM en Canadá desde 1917.

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial , todas las instalaciones de IBM se pusieron a disposición del gobierno de los Estados Unidos. La línea de productos de IBM se expandió para incluir miras, rifles y piezas de motores, en total, más de tres docenas de artefactos de artillería importantes. Thomas Watson estableció una ganancia nominal del uno por ciento en esos productos y usó el dinero para establecer un fondo para viudas y huérfanos de las víctimas de la guerra.

Los años de guerra también marcaron los primeros pasos de IBM hacia la computación. La calculadora de secuencia automática controlada , también llamada Mark I, se completó en 1944 después de seis años de desarrollo con la Universidad de Harvard. Era la primera máquina que podía ejecutar cálculos largos automáticamente.

Con más de 50 pies de largo, ocho pies de alto y un peso de casi cinco toneladas, el Mark I tomó menos de un segundo para resolver un problema de suma, pero unos seis segundos para la multiplicación y el doble para la división, mucho más lento que cualquier calculadora de bolsillo hoy. Más adelante en la década, IBM presentó la calculadora electrónica de secuencia selectiva como la primera máquina de cálculo digital a gran escala de la compañía, el exitoso 604 Electronic Calculating Punch (1948), 5600 de los cuales se construyeron en un período de 10 años, y el Card-Programmed Electronic Calculator (1949), el primer producto de IBM diseñado específicamente para centros de computación.

Comenzaba así la etapa que consolidaría a IBM como un gigante de la computación mundial llegando a ser en nuestros días la empresa número 31 en tamaño y la segunda con más empleados en el mundo, superada solo por Walmart (Forbes).​

Fuente:
IBM – Chronological History of IBM
https://www.ibm.com/ibm/history/history/history_intro.html

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *